Seleccionar página

Tras la muerte de una persona, una vez tenemos el certificado de defunción y hechos los trámites tras el fallecimiento, llega el momento de planificar un funeral tradicional o una incineración.

¿Qué es la cremación?

Cuando hablamos de cremación, hacemos referencia al sistema o proceso, mediante la aplicación de altas temperaturas y un tratamiento térmico adecuado, de convertir un cuerpo de una persona fallecida en cenizas debido a la combustión.

cremacion

Aunque coloquialmente se utiliza el término incineración, lo correcto es denominarlo cremación ya que el significado no es el mismo. Las diferencias entre cremación e incineración, radican en el sólido que recibe la acción. De esta forma, técnicamente, se denominaría incineración cuando se aplica en residuos orgánicos o industriales.

¿Cómo es una cremación?

El proceso de incineración, normalmente, comienza 30 minutos antes de la hora que se acuerda con la familia, recibiendo a los seres queridos para explicarles el proceso. En caso de que no se haya elegido aún una urna cineraria, será el momento de escoger el lugar donde reposarán las cenizas del difunto. También se informa a los familiares sobre las joyas que porta la persona, para que elijan, previo documento firmado, si quieren incluirlos en la cremación o recuperarlo.

incineracion

Una vez hecho esto, la familia puede reconocer visualmente al ser querido para confirmar su identidad antes de cremar el cuerpo. Este acto no es obligatorio pero se recomienda para evitar problemas. Antes de iniciar el proceso, se hace una lectura de despedida y se inicia el proceso de incineración. El féretro pasa de la capilla a la sala donde se encuentra el horno crematorio. Aunque en algunos tanatorios se permite estar presente, lo habitual es seguir el proceso a través de una pantalla si así se desea. 

horno crematorio

Con ayuda de una camilla, el ataúd se coloca en un introductor, se introduce en el interior y se cierra la puerta. El horno crematorio alcanza una temperatura de entre 750 y 850ºC durante las dos horas que dura el proceso. Posteriormente se procede al enfriamiento de las cenizas en un cazo industrial durante unos 30 minutos.

Tras este procedimiento, se pasa a la cremulación de las cenizas, donde se machacan para homogeneizar con bolas de acero y se vierten en la urna elegida.

Urna de cenizas: Entrega

Finalizado el proceso del horno crematorio y la incineración del cadáver se produce la entrega de la urna funeraria. Legalmente, debe estar cerrada e identificada con el nombre del difunto. En ese momento, los familiares pueden decidir qué hacer con las cenizas si el fallecido no lo dejó estipulado en sus últimas voluntades.

¿Cuánto cuesta incinerar a una persona?

El precio de la incineración depende de diferentes factores, entre ellos, el ataúd y la urna escogidos. La media del coste por cremación en España es de 470€. Antes de contratar el servicio, podemos ponernos en contacto con el seguro de decesos para comprobar qué gastos están cubiertos por el mismo.

urna de cenizas

Además de la cremación, debemos tener en cuenta que hay que sumar los gastos del nicho si decidimos depositar en el cementerio la urna con cenizas. Actualmente, son muchos los campos santos que cuentan con un lugar especial para este tipo de funerales, entre ellos, los de Burgos, Valladolid o Palencia.

En Mármoles Irelia, contamos con una amplia en lápidas para nichos funerarios, así como en mantenimiento y técnicas como la fotocerámica. Si necesitas contratar estos servicios, puedes ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.